ALCOHOLISMO UN CARRUSEL LLAMADO NEGACION PDF

Kellermannn 10 de abril de a las El alcoholismo es un drama en tres actos en el que toman parte por lo menos cuatro personajes: el bebedor y su familiar los amigos, los compaeros de trabajo y hasta los consejeros, quienes pueden contribuir a mantener girando el Carrusel. El alcoholismo rara vez aparece en una persona sin que afecte a otras; es extrao que contine aislado de los dems. Un individuo bebe mucho y se emborracha, y los dems reaccionan contra la borrachera y sus consecuencias. El bebedor responde a esta reaccin y vuelve a beber. Esto establece un Carrusel de culpa y negacin, semejante a un espiral hacia abajo, lo cual caracteriza al alcoholismo. Por consiguiente, para entender el alcoholismo, debemos mirar no slo al alcohlico, sino observar la enfermedad como si estuviramos sentados entre los espectadores de una obra teatral, y contemplramos cuidadosamente las actuaciones de todos los actores del drama.

Author:Mezizil Nijinn
Country:Bahrain
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):23 October 2004
Pages:318
PDF File Size:19.97 Mb
ePub File Size:12.31 Mb
ISBN:476-7-48199-654-6
Downloads:58643
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tojagul



Kellermannn 10 de abril de a las El alcoholismo es un drama en tres actos en el que toman parte por lo menos cuatro personajes: el bebedor y su familiar los amigos, los compaeros de trabajo y hasta los consejeros, quienes pueden contribuir a mantener girando el Carrusel. El alcoholismo rara vez aparece en una persona sin que afecte a otras; es extrao que contine aislado de los dems. Un individuo bebe mucho y se emborracha, y los dems reaccionan contra la borrachera y sus consecuencias.

El bebedor responde a esta reaccin y vuelve a beber. Esto establece un Carrusel de culpa y negacin, semejante a un espiral hacia abajo, lo cual caracteriza al alcoholismo.

Por consiguiente, para entender el alcoholismo, debemos mirar no slo al alcohlico, sino observar la enfermedad como si estuviramos sentados entre los espectadores de una obra teatral, y contemplramos cuidadosamente las actuaciones de todos los actores del drama.

Tan pronto se levanta el teln, vemos al alcohlico como la estrella del primer acto. El hace toda la actuacin, los dems reaccionan ante lo que l hace. Es un hombre entre los 30 y 55 aos de edad, usualmente inteligente, capacitado, y a menudo triunfador en su trabajo o profesin, pero que su meta en la vida no est al alcance de su capacidad. Vemos que es sensitivo, solitario y tenso. Es tambin inmaduro, y en tal forma que crea una verdadera dependencia, no obstante poder actuar en forma independiente a fin de negar este hecho.

Tambin niega ser responsable de los resultados de su comportamiento. Para que l acte en esta forma, los dems deben hacer posible esta actuacin. Es por eso que debemos observar cuidadosamente lo que cada actor representa en la obra.

El alcohlico ha aprendido que el uso del alcohol le hace sentirse mejor. Para l, esto es una bendicin, no una maldicin; es su medicina, no su veneno.

Por unas cuantas horas lo aleja de sus tormentos, desaparecen sus temores, disminuye su tensin, remueve su soledad y resuelve todos sus problemas. Esto hace muy difcil que la familia pueda hablar sobre la bebida y sus resultados. Aun cuando es indiscutible que la bebida est causando serios problemas; l simplemente no los discutir. La conversacin es como una calle de una sola va. Nadie parece or lo que los otros estn diciendo.

Ambas partes dicen una cosa, y sin embargo hacen otra. Es por eso que es necesario ver la obra para entender el alcoholismo. Observar al alcohlico solamente, leer una descripcin cientfica de la enfermedad, o escuchar las historias de sufrimientos de la familia es slo una pequea parte del drama.

Si pudiramos ver la obra por televisin y apagar el sonido, entenderamos mucho mejor lo que realmente est sucediendo. Al comienzo del primer acto el alcohlico necesita de un trago y lo toma.

Bebe un sorbo con rapidez, no despacio y con calma. Puede beber sin recato, pero posiblemente ocultar la cantidad que toma, hacindolo fuera de la escena y no en presencia de los otros actores de la obra. Esta es la primera parte de la negacin: ocultar la cantidad que bebe. Pero esto nos demuestra que l sabe que est bebiendo demasiado. Bebe mis que los otros, ms a menudo, y sobre todo, esto significa ms para l que para los otros.

Beber en exceso y muy frecuentemente no es asunto de eleccin. Es el primer signo de alcoholismo. Negaciones repetidas como el esconder la botella y el beber solo, revela cun importante se ha vuelto el alcohol para ayudarle a sentirse mejor. Despus de uno o dos tragos, ya no puede parar de beber.

Despus de unos tragos mis, vemos un profundo cambio en el alcohlico. Revela una sensacin de triunfo, bienestar y de autosuficiencia. Est en la cspide del mundo y puede actuar como si fuera un pequeo Dios. Ahora l est en lo cierto y los dems equivocados.

Esto sucede con facilidad cada vez que alguien objeta su forma de beber. En los alcohlicos no hay una manera uniforme de actuar cuando estn intoxicados, pero cualquiera que sta sea, no es racional ni sensible, sino irresponsable. Ignoran todas las reglas de conducta social, a veces inclusive hasta un grado criminal, de lo cual un claro ejemplo es el manejar un automvil cuando estn bajo la influencia del alcohol. Si una persona sobria actuase en esta forma, sin duda le consideraramos loco. Si las borracheras continan por largo tiempo, el alcohlico crea una crisis, se mete en problemas y termina en un completo caos.

Esto puede suceder de muchas formas, pero el patrn es siempre el mismo: el alcohlico es una persona dependiente, que se comporta como si en realidad fuera independiente y su forma de beber hace que fcilmente se convenza de que esto es cierto, aunque el resultado de sus borracheras lo hace cada vez mis dependiente de los dems.

Cuando su autocreada crisis estalla, espera que algo suceda; la ignora y le da de lado o llora para que alguien lo saque de ese apuro. El alcohol, que al principio le dio una sensacin de triunfo e independencia, ahora se ha quitado la mscara y revela al nio indefenso y dependiente que es. Los otros tres personajes entran en escena y el alcohlico se beneficia con lo que ellos hacen.

En este acto l hace poco o nada, pues todo se lo hacen. Realmente esta persona puede estar satisfaciendo su auto necesidad ms bien que la del alcohlico, aunque no se da cuenta de ello. El Propiciador puede ser un hombre ajeno a la familiar quizs un pariente, aunque a veces este papel es personificado por una mujer. Muchos de ellos han tenido poca o ninguna de las instrucciones cientficas sobre alcohol y alcoholismo, lo cual es esencial para esa clase de consejo especializado.

Careciendo de este conocimiento, manejan la situacin de la misma forma que el Propiciador no profesional. Esto le impide al alcohlico el proceso de aprendizaje por medio de enmendar sus propios errores, y le acondicionan para hacerle creer que siempre habr un protector que vendr en su ayuda, aunque los Propiciadores insistan en que ellos no le volvern a ayudar, siempre lo haran en una u otra forma Estas operaciones de rescate pueden ser tan compulsivas como la bebida.

Este puede ser el jefe, el patrono, el capataz o supervisor, el oficial de mando en la vida militar, un socio de negocios, o a veces, un compaero de trabajo. La Victima es la persona que se hace responsable de hacer el trabajo del alcohlico, si ste se ausenta debido a sus borracheras, o le ayuda a realizarlo cuando sufre el malestar posterior a las borracheras.

Las estadsticas en la industria muestran que cuando el tiempo del trago interfiere con el empleo del trabajador, esto se debe a que el alcohlico puede ser un empleado antiguo de la compaa, y por esa razn su jefe ha llegado a tomarle una gran amistad. La proteccin humana es una reaccin perfectamente normal; siempre hay la esperanza que sa sea la ltima vez. El alcohlico se ha vuelto completamente dependiente de esta repetida proteccin y encubrimiento por parte de la Victima; de otra forma no podra continuar bebiendo de esa manera.

Se vera forzado a dejar la bebida o a dejar el trabajo. Por lo general es la esposa o la madre. Es veterana en su papel y lo ha representado mucho ms tiempo que los otros en este acto. Ella es la Provocadora. Es la que se siente lastimada y dolida por los repetidos episodios de borracheras, pero mantiene la unidad familiar a pesar de todos los problemas causados por la bebida.

En cambio, alimenta con su amargura, resentimiento, temor y dolor la vida conyugal; por consiguiente se convierte en la verdadera fuente de provocacin.

Controla, trata de forzar los cambios que desea, se sacrifica, se acomoda, nunca desiste de su empeo, nunca cede; pero sobre todo, nunca olvida. La actitud del alcohlico es que sus fallos deben de ser aceptables, pero ella no debe de fallarle nunca.

El acta con completa independencia e insiste en que har lo que le parezca, pero espera que ella haga exactamente lo que l dice que haga, o que no haga. Y claro est, ella debe de estar siempre en la casa para cuando l llegue, si es que llega. El alcohlico la acusa de todo lo que va mal en el hogar y en el matrimonio; ella en cambio, hace todo lo posible para que su matrimonio se mantenga, y demostrarle a su esposo que l es el equivocado. Ella es la esposa y ama de casa, y adems puede verse obligada a ganar parte del sustento familiar.

Conviviendo con un hombre cuya enfermedad es el alcoholismo, quiere ser la enfermera, mdica y consejera a un tiempo. Pero no puede ejercer estas tres funciones sin perjudicarse o perjudicar a su esposo. Est tan disgustada que no puede hablar con l sin aadir ms y ms culpas, amargura, resentimiento y hostilidad a una situacin ya de por si insostenible.

Pero no obstante, las costumbres de nuestra sociedad preparan y acondicionan a la esposa para representar este papel. Si se niega, se encontrar actuando en contra de lo que la familia y la sociedad consideran la funcin correcta de una esposa. No importa lo que el alcohlico haga, di siempre regresa al hogar; ste es el lugar a donde todos van cuando no hay otro sitio adonde ir. El acto segundo es representado ahora en toda su plenitud.

El alcohlico en su desesperada condicin ha sido rescatado, repuesto en el trabajo y devuelto al seno de la familia como un miembro ms.

Esto lo disfraza de adulto responsable, pero como todo fue hecho por los otros y no por l, su dependencia es mayor y sigue comportndose como un nio con ropaje de adulto. Los resultados son que los efectos, problemas y confusiones creadas por el alcohlico han sido resueltos y aclarados por otros.

Las dolorosas consecuencias de la bebida fueron sufridas por las otras personas, y no por el bebedor. Esto le permite a l continuar bebiendo como una forma de resolver sus problemas. En el Primer Acto el alcohlico elimin todos sus dolores y miserias emborrachndose; en el Segundo Acto los problemas y los resultados dolorosos de sus borracheras son resueltos por otras personas.

Todo esto convence al alcohlico de que puede seguir comportndose indefinidamente en forma tan irresponsable. La necesidad de negar su dependencia es ahora mayor, y debe de ser expresada de inmediato y mis enfticamente.

El alcohlico niega el tener problema con la bebida, niega ser un alcohlico, niega que el alcohol le est causando problemas, rechaza el reconocer que alguien lo haya ayudado, etc. Niega que pueda perder su trabajo e insiste en que l es el mejor y ms diestro en su empleo o profesin. Pero sobre todo, niega haberle causado el menor problema a su familia. De hechoculpa a su familia, especialmente a la esposa, por todo el desvelo, molestias y problemas innecesarios. Puede incluso insistir en que su esposa est loca, y que necesita ver a un psiquiatra.

A medida que la enfermedad y los conflictos empeoran, el marido a menudo acusa a la esposa de infidelidad conyugal; aunque no tenga ni una razn verdadera para estas acusaciones. Algunos alcohlicos adquieren la misma negacin cuando adoptan una actitud de absoluto silencio, y rehsan discutir nada concerniente a sus borracheras. La razn es que es demasiado doloroso recordar. Otros permiten a la familia que discuta sobre lo que hicieron mal, o dejaron de hacer; ya sea que estuvieran borrachos o sobrios.

Pero la esposa nunca olvidara lo que su esposo hace; l puede que no lo recuerde porque estaba intoxicado, sin embargo nunca olvidara lo que su esposa le dijo que hizo o dej de hacer.

El problema verdadero es que el alcohlico est bien consciente de la verdad, lo cual niega con tanta vehemencia. Su culpabilidad y remordimiento se han vuelto intolerables a tal punto que no puede resistir la crtica o el consejo de los dems.

CESARE PAVESE PAESI TUOI PDF

ALCOHOLISMO UN CARRUSEL LLAMADO NEGACION PDF

Las concentraciones, con el apoyo de radio y prensa, pasan de 10 personas en alfoholismo, a tras las vacaciones. Fascinante, no tiene ni pies ni cabeza. Pero, sea lo que sea, es poco. Tal vez muchas personas rechazan hoy la fe simplemente porque llaamado vida eterna no les parece algo deseable. Tengo que marcharme cuanto antes. Bilbao, 13 de marzo de Ayer, vuelve la infamia: Archivado en Friki cultIslamismo. Es repugnante la tremenda soledad que sentimos hoy los que salimos, una tras otra, a protestar contra todas las guerras.

KUREISHI THE RAINBOW SIGN PDF

Un Carrusel Llamado Negacion

.

BUT11AF DATASHEET PDF

.

RODOLFO KUSCH PDF

.

Related Articles