CONDENADOS A VIVIR JOSE MARIA GIRONELLA PDF

With the civil warhe left Catalonia and fought on the Franco side. Postwar, he was briefly imprisoned for smuggling. Big-selling travel books followed, the most famous on Asiasold and on Palestine. Previously ckndenados characters unconvincingly change into bloodthirsty demons. Los Cipreses made Gironella rich, he built a luxury home and started travelling.

Author:Durg Vilabar
Country:Liberia
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):20 September 2012
Pages:68
PDF File Size:4.85 Mb
ePub File Size:6.19 Mb
ISBN:858-4-92253-415-3
Downloads:38050
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zulkizragore



Alto, fuerte, seguro de s. El uniforme le sentaba bien. Dirase que a los vencedores el uniforme les sienta bien. Estaba eufrico y, al llegar a la plaza de Catalua, donde se arremolinaba una inmensa multitud dispuesta a cantar el tedum, tir el gorro al aire y grit algo, no se saba qu. Luego dio una palmada en el hombro de su camarada el teniente Saumells, alias el Mujeriego, que se pirraba por largarse a Tarragona para abrazar a su familia, y le dijo: "Estis en el bote!

El espectculo era en verdad hermoso. Julin Vega se sinti orgulloso de su estatura y de las dos estrellas de la bocamanga. Haba deseado tanto vivir aquel momento! Saba que significaba el principio del fin. A gusto hubiera encendido su famosa pipa, obsequio de un legionario al que salv la vida, y hubiera dado en ella varias chupadas. Pero el apretujamiento era tal que apenas si poda moverse. Una nia brot a su lado, lo mir con ojos grandes y le pidi chocolate.

Julin Vega estuvo a punto de apartarla de un manotazo. Pero, inesperadamente, se compadeci. Lo siento. Sera impertinente! Los altavoces reclamaban silencio, pues el tedum iba a empezar. Pero la multitud segua clamando: "Arriba Espaa! Claro que s Haban pasado tanta hambre! Su aspecto no menta: eran guiapos, les costaba esfuerzo sostenerse en pie. El tedum despeg cielo arriba, y una vez ms Julin Vega advirti que desconoca el significado exacto de aquel cntico de accin de gracias.

Bueno, qu importaba? Desde cundo para ganar la guerra era preciso saber latn? Uni su voz a la de la masa incontable y sinti que aquello lo resarca de tanta lucha y. Condenados a vivir tropas "nacionales". Cunto tiempo haca que dej su ciudad natal. Mucho, mucho tiempo Se incorpor en , al son de los tambores que llegaban de Marruecos, y desde entonces haba dado tumbos por toda la geografa hispana, durmiendo bajo muchas lunas. Y aunque sirvi en Zapadores era arquitecto , no por ello se ahorr el permanecer cuatro meses en JosBurgos Gironella 20 Mar curndose de un balazo que por Jos Marlo poco a manda a los luceros.

Acab el himno y las banderas enloquecieron de nuevo. Qu ocurra? Julin Vega le dio un codazo, pero el teniente permaneci inmvil. Su rostro reflejaba una extraa tristeza. Sera por la vieja que se haba arrodillado a su lado y que intentaba, sin conseguirlo, besar el suelo? Ah, claro, los aviones! Se acercaba una escuadrilla de aviones, brindando all arriba por la victoria, y he aqu que el teniente Saumells, en un combate que tuvo lugar en el Norte, cuando el asedio de Bilbao, perdi a un hermano, piloto de caza.

Julin Vega respet el recuerdo. Sin embargo, estaban en Barcelona! Y aquello era el principio del fin Ya slo faltaba llegar a la frontera, soltarles cuatro cosas a los franchutes y luego apoderarse de Madrid. Anmate, hombre! No querrs que en Tarragona te vean con esa cara! El teniente Saumells mir a su amigo. Lo mir con tal fijeza, que ste no pudo menos de recordar a la nia que le pidi chocolate.

Por ltimo, el Mujeriego balbuci: S, desde luego, tienes razn Julin Vega no pudo satisfacer su deseo de llegar a la frontera y soltarles cuatro cosas a los franchutes. Su compaa permaneci en Barcelona, dedicada a tareas de reconstruccin.

Haba tanto que hacer! La guerra convirti la ciudad en un haz de escombros. Era Condenados a vivir preciso quitarle la mscara. Y los zapadores podan contribuir a ello eficazmente. Al arquitecto le sorprendi que despus del ltimo y definitivo parte de guerra, hecho pblico el 1 de abril, no se les concediera a todos, automticamente, la licencia. Consigui hablar con Granada y su padre le pregunt: "Pero qu ocurre, Julin? Qu quieres que ocurra? Cosas del ejrcito. Cundo vendrs?

Estoy bien, estoy muy bien. Y diles a todos que el da menos pensado me planto en casa! Plantarse era una promesa. Por qu, apenas termin de hacerla y colg el telfono, not una ntima vacilacin? Bien, se era el conflicto! En aquellos meses de obligada estancia en Barcelona, Julin Vega se llev dos grandes sorpresas. La primera, que puede echarse de menos un huracn; la segunda, que hay estaciones de paso que pueden tentar de una manera imprevista.

El huracn, por supuesto, era la guerra. No porque la echara de menos; eso, no. Sin embargo, le costaba adaptarse a la nueva situacin. Saber que se haba acabado la lucha, y con ella el riesgo y el incentivo que lo llevaban a llenar constantemente la cantimplora de coac, introdujo un fantstico silencio en el interior de su cabeza.

Incluso el humo de su pipa pareca ascender con lentitud. La desaparicin del enemigo al otro lado de los Pirineos, en el fondo de las crceles, en los batallones de trabajadores En cuanto se apagaran las estrellas de su bocamanga, en cuanto colgara su uniforme hermoso y bravo, qu hara?

Tuvo plena conciencia de que le haba surgido otro enemigo: l mismo, su porvenir. Sera verdad que siempre resulta difcil regresar de un cementerio? Ese forcejeo se complic ms an al advertir que Barcelona lo atraa Nunca imagin que aquello pudiera ocurrirle. El teniente Saumells, al igual que el alfrez Roig, tambin de Tarragona, se lo haban profetizado en ms de una ocasin; pero l se lo tom siempre a chacota. Yo en Catalua? Como decirme que me casar con la Pasionaria!

Gironella la Mar 22 Jos Mara Cierto que Catalua era la "gran responsable", por lo que Julin Vega estimaba acertados los letreros que decan: "Prohibido hablar cataln", as como el derribo de las estatuas, la sustitucin de los nombres de las calles y la implacable bsqueda de cualquier pedazo de tela en que hubiera las cuatro barras; no obstante, en cuanto subi a Montjuich y al Tibidabo y divis desde all el bosque de chimeneas de Barcelona, y paseando por las calles oy el trepidar de toda una poblacin afanndose por reabrir tiendas, talleres, garajes, y conoci el bullicio de las Ramblas, la majestad del barrio de la Catedral y las mil posibilidades que el Barrio Chino ofreca a su pletrica juventud, se acarici la mejilla derecha, en ademn peculiar, y pens para s: "Estar soando?

E igualmente procur ocultrselas al teniente Saumells y al alfrez Roig. Pero stos lean en l como en libro abierto. Te lo habamos pronosticado, amigo Vega. Todo esto es muy natural. Saliste de la jaula y ahora te horroriza la idea de encerrarte en ella de nuevo Qu estaba oyendo? Acaso Granada era una jaula? Y tena l cara de pjaro?

Pues s que estamos apaados! Ni que fuera un cro que acabara de descubrir quines son los Reyes Magos! Hala, no te hagas el tonto! Para un hombre como t, Barcelona es la Meca.

La Meca? Qu clase de Meca? No quieres revolucionar la arquitectura? No sueas con la tcnica y esas cosas? Pues aqu podrs despacharte a Condenados a famoso feudo rabe, en cambio, gusto; en tu vivir te aburrirs como una ostra.

Ay, lo malo de aquella pareja de catalanes era que pisaban siempre tierra firme!

KOMMUNISTA KILTVNY PDF

Ganador de la ediciĆ³n

.

LIVRO AS BRUMAS DE AVALON EM PDF

JOSE MARIA GIRONELLA

.

EFECTO FOEHN PDF

Condenados a Vivir - Jose Ma. Gironella

.

Related Articles