MANIFIESTO DE MONTECRISTI JOSE MARTI PDF

Nikomi In these writings, he expressed his opinions about current events in Mexico. Would you also like to submit a review for this item? Universidad Pontificia de Salamanca. Following the Little WarSpain did little to follow through with their promises of reform. I cultivate a white rose [66].

Author:Vikazahn Shakakus
Country:Barbados
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):22 September 2012
Pages:438
PDF File Size:18.21 Mb
ePub File Size:13.23 Mb
ISBN:916-3-45841-711-7
Downloads:59144
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Bralrajas



La guerra no es, en el concepto sereno de los que aun hoy la representan, y de la revoluciуn pъblica y responsable que los eligiу, el insano triunfo de un partido cubano sobre otro, o la humillaciуn siquiera de un grupo equivocado de cubanos: sino la demostraciуn solemne de la voluntad de un paнs harto probado [para lanzarse a la ligera, viva aun la herida de] en la guerra anterior para lanzarse a la ligera en un conflicto sуlo terminable por la victoria o el sepulcro, sin causas bastantes profundas para sobreponerse a las cobardнas humanas y sus [hбbiles] varios disfraces, y sin determinaciуn tan respetable por ir firmada por la muerte que debe imponer silencio a aquellos cubanos menos venturosos que no se sienten poseнdos de igual fe en las capacidades de su pueblo ni de valor igual con que emanciparlo de su [infamia] servidumbre.

La guerra no es la tentativa caprichosa de una independencia mбs temible que ъtil, que sуlo tendrнan derecho a demorar o condenar los que mostrasen la virtud y el propуsito de conducirla a otra mбs viable y segura, y que no debe en verdad apetecer un pueblo que no la pueda sustentar; sino el producto disciplinado de la reuniуn de hombres enteros que en el reposo de la experiencia se han decidido a encarar otra vez los peligros que conocen, y de la congregaciуn cordial de los cubanos de mбs diverso origen, convencidos de que en la conquista de la libertad se adquieren mejor que en el abyecto abatimiento las virtudes necesarias para mantenerla.

La guerra no es contra el espaсol, que, en el seguro de sus hijos y en el acatamiento de la patria que se ganen podrб gozar respetado, y aun amado, de la libertad, que sуlo arrollarб a los que le salgan, imprevisores, al camino. Ni del desorden, ajeno a la moderaciуn probada del espнritu de Cuba, serб cuna la guerra; ni de la tiranнa. Entre Cuba en la guerra con la plena seguridad, inaceptables sуlo a los cubanos sedentarios y parciales, de la competencia de sus hijos para obtener el triunfo por la energнa de la revoluciуn pensadora y magnбnima, y de la capacidad de los cubanos, cultivada en diez aсos primeros de fusiуn sublime, y en las prбcticas modernas del gobierno y el trabajo, [de los pueblos,] para salvar la patria desde su raнz de los desacomodos y tanteos, necesarios al principio del siglo, sin comunicaciones y sin preparaciуn, en las repъblicas feudales y teуricas de Hispano-Amйrica.

Punible ignorancia o alevosнa fuera desconocer las causas, a menudo gloriosas y ya generalmente redimidas, de los trastornos americanos, venidos del [anhelo] error de ajustar a moldes extranjeros, de [teorнa incierta, teorнa o extrema idea] dogma incierto o mera relaciуn [local, accidental en] a su lugar de origen, la realidad ingenua de los paнses que conocнan sуlo de las libertades el ansia que las conquista, y la soberanнa que se gana por pelear por ellas. La concentraciуn de la cultura meramente literaria en las capitales; el errуneo apego de las repъblicas [al rango] a las costumbres seсoriales de la colonia; la creaciуn de caudillos rivales consiguiente al trato receloso e imperfecto de las [regiones] comarcas apartadas; la condiciуn rudimentaria de la ъnica industria, agrнcola y ganadera; y el abandono y desdйn [punible] de la fecunda raza indнgena en las disputas de [dogma] credo o localidad [nacidas de] que esas causas [nacнan del de] de los trastornos en los pueblos de Amйrica mantenнan, -no son, de ningъn modo, los problemas de la [nacional] sociedad cubana.

Cuba vuelve a la guerra con un pueblo democrбtico y culto, conocedor celoso de su derecho y del ajeno; o de cultura mucho mayor, en lo mбs [bisoсo de sus huestes] humilde de йl, que las masas llaneras o indias con que, a la voz de los hйroes primados de la emancipaciуn, se mudaron de hatos en naciones las silenciosas colonias de Amйrica; y en el crucero del mundo, al servicio de la guerra, y a la fundaciуn de la nacionalidad le vienen a Cuba, del trabajo creador y conservador de los pueblos mбs hбbiles del orbe, [los] y del propio esfuerzo en la persecuciуn y miseria del paнs, los hijos lъcidos, magnates o siervos, que de la йpoca primera de acomodo, ya vencida, entre los componentes heterogйneos de la naciуn cubana, salieron a preparar, o en la misma isla continuaron preparando, con su propio perfeccionamiento, el de la nacionalidad a que concurren hoy con la [inmediata utilidad] firmeza de sus personas [ъtiles] laboriosas, y [la] el seguro de su educaciуn republicana.

No dudan de Cuba, ni de sus aptitudes para obtener y gobernar su independencia, los que en el heroнsmo de la muerte y en el de la fundaciуn [silenciosa] callada de la patria [han visto] ven resplandecer de continuo, en grandes y en pequeсos, las dotes de concordia y sensatez sуlo [imperceptibles] inadvertibles para los que, fuera del alma real [de Cuba, juzga de su patria, en la] de su paнs, lo juzgan, en el arrogante concepto de sн propios, sin mбs poder de rebeldнa y creaciуn que el que asoma tнmidamente en la servidumbre [y culpa] de sus quehaceres coloniales.

De otro temor quisiera acaso valerse hoy, [en Cuba] so pretexto de [alta] prudencia la cobardнa: el temor insensato; y jamбs en Cuba justificado, a la raza negra. La revoluciуn, con su carga de mбrtires, y de guerreros subordinados y generosos, desmiente indignada, como desmiente la larga prueba de la emigraciуn y de la tregua en [Cuba] la isla, la tacha de amenaza de la raza negra con que se quisiese inicuamente levantar [en Cuba] por los beneficiarios del rйgimen de Espaсa, el miedo a la [consecuencias desordenadas de la] revoluciуn.

Cubanos hay ya en Cuba [olvidados] de uno y otro color, olvidados para siempre -con la guerra [de la libertad] emancipadora y el trabajo [en que] donde unidos se gradъan del odio en que los pudo dividir la esclavitud. La novedad y aspereza [y tropiezo] de las relaciones sociales, consiguientes a la mudanza sъbita del hombre ajeno en propio, son menores que la sincera estimaciуn del cubano blanco por el alma igual, la afanosa cultura, [el evangйlico amor de libertad] el fervor de hombre libre, y el amable carбcter de su compatriota negro.

Y si a la raza le naciesen demagogos inmundos, o almas [vehementes] бvidas cuya impaciencia propia azuzase la de su color, o en quien se convirtiera en injusticia con los demбs la piedad por los suyos, -con su agradecimiento y su cordura, y su amor a la patria, con su convicciуn de la necesidad de desautorizar por la prueba patente de la inteligencia y la virtud del cubano negro la opiniуn que aun reine de su [ineptitud] incapacidad para ellas, y con la posesiуn de todo lo real del derecho humano, y el consuelo y la fuerza de la [ferviente] estimaciуn de cuanto en los cubanos blancos hay de justo y generoso, la misma raza extirparнa en Cuba el peligro negro, sin que tuviera que [temblar de miedo] alzarse a йl una sola mano blanca.

La revoluciуn lo sabe, y lo proclama: la emigraciуn lo proclama tambiйn. Allн no tiene el cubano negro escuelas de ira, como no tuvo en la guerra una sola culpa de ensoberbecimiento indebido o de insubordinaciуn. En sus hombros anduvo segura la repъblica a que no atentу jamбs. Sуlo los que odian al negro ven en el negro odio; y los que con [ese] semejante miedo injusto traficasen, para sujetar, con [negro] inapetecible oficio, las manos que pudieran erguirse a expulsar de la tierra cubana al ocupante corruptor [e inъtil de la tierra cubana].

En los habitantes espaсoles de Cuba, en vez de la deshonrosa ira de la primera guerra, espera hallar la revoluciуn, que ni lisonjea ni teme, tan [justa] afectuosa neutralidad o tan veraz ayuda, que por ellas vendrб a ser la guerra mбs breve, sus desastres menores, y mбs fбcil y amiga la paz en que han de vivir juntos padres e hijos.

Los cubanos empezamos la guerra, y los cubanos y los espaсoles la terminaremos. No [los] nos maltraten, y no se les maltratarб. Respeten, y se les respetarб. Al acero responda el acero, y la amistad a la amistad. En el pecho antillano no hay odio; y el cubano saluda en la muerte al [bravo] espaсol a quien la crueldad del ejercicio forzoso arrancу de su [hogar] casa y su terruсo para venir a asesinar en pechos de hombres la libertad que йl mismo ansнa.

Mбs que saludarlo en la muerte, quisiera la revoluciуn acogerlo en vida; y la repъblica serб tranquilo hogar para cuantos espaсoles de trabajo y honor gocen en ella de la libertad y [beneficios] bienes que [no] han de hallar aun por largo tiempo en la [confusiуn] lentitud, desidia y vicios polнticos de la tierra propia. Este es [nuestro] el corazуn de Cuba, y asн serб la guerra. La revoluciуn emplea sin miedo este lenguaje, porque [la] el decreto de emancipar de una vez a Cuba de la ineptitud y corrupciуn irremediables del gobierno de Espaсa, y abrirla [libre] franca para todos los hombres al mundo nuevo, es tan terminante como la voluntad de mirar como a cubanos, sin tibio corazуn ni amargas memorias, a los espaсoles que por su pasiуn de libertad ayuden a conquistarla en Cuba, [o amen a los que la conquisten] y a los que con su respeto a la guerra de hoy rescaten la sangre que en la de ayer manу a sus golpes del pecho de sus hijos.

En las formas que se dй la revoluciуn, conocedora [del] de su desinterйs, [de sus hijos] no hallarб sin duda pretexto de reproche la vigilante [timidez] cobardнa, que en los errores formales del [la patria] paнs naciente, o en [la] su poca suma visible de repъblica, [buscase] pudiese procurar razуn [para] con que negarle la sangre que le adeuda.

No tendrб el patriotismo puro [y sus mayores extremos respeto] causa de temor por la dignidad y suerte futura de la patria. En la guerra inicial se ha de hallar [la patria] el paнs maneras tales de gobierno que a un tiempo satisfagan la inteligencia madura y suspicaz de sus hijos cultos, y las condiciones requeridas [en] para la ayuda y [relaciуn con] respeto de los demбs pueblos, -y permitan en vez de entrabar- el desarrollo pleno y [tiempo rбpido veloz] tйrmino rбpido de la guerra fatalmente necesaria a la [conquista de] felicidad publica.

Desde [las] sus raнces se ha de constituir la patria con formas viables, y de sн propias nacidas, de modo que un gobierno [artificial] sin realidad ni sanciуn no lo conduzca a las parcialidades o a la tiranнa. Conocer y fijar la realidad; componer en molde natural, la realidad de las ideas que producen o [rechazan detienen] apagan los hechos, y la de los hechos [en con] que [se represan] nacen de las ideas; ordenar la revoluciуn del decoro, el sacrificio y la cultura de modo que no quede el decoro de un solo hombre lastimado, ni el sacrificio parezca inъtil a un solo cubano, ni la revoluciуn inferior a la cultura del paнs, no a la extranjera y desautorizada cultura que se enajena el respeto de los hombres viriles por la ineficacia de los resultados y el contraste lastimoso entre la poquedad real y la arrogancia de sus estйriles poseedores, sino al profundo conocimiento de la labor del hombre [por] en [la conquista] el rescate y sostйn de su dignidad: -йsos son los deberes, y los intentos, de la revoluciуn.

Ella se regirб de modo que [el corazуn de los cubanos palpe] la guerra, pujante y capaz, de pronto casa firme a la nueva repъblica. La guerra sana y [robusta] vigorosa desde el nacer con que hoy reanuda Cuba, con todas las ventajas de su experiencia, y la victoria asegurada a las determinaciones finales, el esfuerzo excelso, jamбs recordado sin uniуn, de [los primeros] sus inmarcesibles hйroes, no es sуlo hoy el piadoso anhelo de dar vida plena al pueblo que, [en] bajo la inmoralidad y ocupaciуn crecientes de un amo inepto, [y codioso] desmigaja o pierde su fuerza superior en la patria sofocada o en [el] los destierros esparcidos.

Ni es la guerra el [mero] insuficiente prurito de [ganar, por el poder] conquistar a Cuba con el sacrificio tentador, la independencia polнtica, que sin derecho pedirнa a los cubanos su brazo si con ella no fuese la esperanza de crear una patria mбs a la libertad del pensamiento, la equidad de las costumbres y la paz del trabajo.

La guerra de [la] independencia de Cuba, [un paнs donde, como en Cuba, donde va a cruzarse] nudo del haz de islas donde se ha de cruzar, en [el] plazo de pocos aсos, el comercio de los continentes, es suceso de gran alcance humano, y servicio oportuno que el heroнsmo juicioso de las Antillas presta a la firmeza y [justo] trato justo de las naciones americanas, y al equilibrio aun vacilante del [orbe] mundo.

Honra y conmueve [meditar] pensar que cuando cae en tierra de Cuba un guerrero de la independencia, abandonado tal vez por los pueblos incautos o indiferentes a quienes se inmola, cae por el bien mayor del hombre, la [firmeza aun vaga todavнa insegura] confirmaciуn de la repъblica moral en Amйrica, y la creaciуn de un archipiйlago libre donde las naciones respetuosas derramen las riquezas que a su paso han de caer sobre el crucero [universal] del mundo.

A la revoluciуn cumplirб maсana el deber de explicar de nuevo al paнs y a las naciones las causas locales, y de idea e interйs [humano] universal, con que para el adelanto y servicio de la humanidad reanuda el pueblo emancipador de Yara y de Guбimaro una guerra digna del respeto de sus enemigos y el apoyo de los pueblos, por el rнgido concepto del derecho del hombre, y su aborrecimiento de la venganza estйril y la devastaciуn inъtil.

Hoy, al proclamar desde el umbral de la tierra venerada el espнritu y doctrinas que produjeron [y e inspiran] y alientan la guerra entera y humanitaria en que se une aun mбs el pueblo de Cuba, invencible e indivisible, sйanos lнcito invocar, como guнa y ayuda de nuestro pueblo, a los [sublimes ejemplares] magnбnimos fundadores, cuya [obra] labor renueva el paнs agradecido, -y al honor, que ha de impedir a los cubanos [mancillar o] herir, de palabra o de obra, a los que mueren por ellos.

Y al declarar asн, en nombre de la patria, y deponer ante ella y ante su libre facultad de constituciуn, la obra idйntica de dos generaciones, suscriben juntos la declaraciуn, por la responsabilidad comъn de su representaciуn, y en muestra de unidad y solidez de la revoluciуn cubana, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, creado para ordenar y auxiliar la guerra actual, y el General en Jefe electo en йl por todos los miembros activos del Ejйrcito Libertador. Montecristi, 25 de Marzo de Josй Martн.

GUATEMALA UN EDIFICIO DE CINCO NIVELES EDELBERTO TORRES-RIVAS PDF

Manifesto of Montecristi

The elected leaders of the revolution today confirm, admit, and recognize their obligation and duty, which is to let Cuba know that their homeland will not be bloodied without a reason or without a hope of triumph. However, formatting rules can vary widely between applications and fields of interest or study. Add a review and share your thoughts with other readers. During the assembly, it was determined that a separation between military and civilian affairs would exist. He came to resent Spanish rule of his homeland at an early age; likewise, he developed a hatred of slavery, which was still practiced in Cuba. International Bureau of Educationvol.

AR 350-38 PDF

Manifiesto de Montecristi

The Cuban War of Independence[ edit ] This section is empty. You can help by adding to it. The war was brought on by an economic crisis as well as the desire to end slavery. While the farmers in Cuba struggled to feed their families, the colonial administration continued to bring in profit from military ventures. In response, enraged farmers rose to fight. The uprising started October Though efforts nearly failed within the first few days, within weeks the numbers of volunteers reached 12,

Related Articles